Translate

domingo, 22 de mayo de 2016

El Brutalismo en Cádiz.

Torre Colón de Barcelona.
 En esto de la arquitectura, y en la contemporánea más, hay gustos para todos. Ya en los años 30 del pasado siglo ya se empieza a vislumbrar una forma de construir distinta, y con materiales nuevos, como el hormigón, que se añade a los novedosos de hacía unos años, como el uso del hierro. En Cádiz, un ejemplo de ello, es el Balneario de La Palma, primer edificio de hormigón en antigüedad de la ciudad. Dicho edificio es de estética aún modernista, un estilo que empieza a abandonarse por caprichoso y costoso, sólo permitido para élites burguesas pudientes, dando paso a las distintas formas del llamado Movimiento Moderno, siendo los primeros el Racionalismo y el Art Decó. Del primero, hay muy buenos ejemplos en la provincia, del segundo se antoja más escaso. Las características del los distintos estilos del Movimiento Moderno suelen ser la libertad creativa, sin apenas pautas, pero eso sí, dando especial importancia a la funcionalidad. 

Bloque de pisos, Cádiz.
 Entre los años 50 y 70, se desarrolla una corriente arquitectónica llamada Brutalismo, cuyo nombre de origen francés béton brut, hormigón crudo, indicará la característica principal de un estilo no demasiado valorado por los ciudadanos. Fomentado en un principio por el arquitecto suizo Le Corbusier, tendrá muy buena acogida en los países occidentales, y sobre todo en los países comunistas, como los del Pacto de Varsovia, por su carácter económico y uniforme. El estilo se basaba en el carácter social y utópico, dentro de la ideología de clases, justo lo contrario al modernismo. La principal característica del estilo es la desnudez del edificio, donde se observan todos los detalles estructurales del mismo, hormigón y cemento a la vista, al igual que las vigas, que sirven como decoración en un movimiento de carácter urbano e industrial. También se recurrían al ladrillo visto, cristal, acero o piedra áspera. entre otros. En España, la corriente entrará, relativamente tardía, y sobrepasará a los principios de la década de los 80. En nuestra nación hay grandes ejemplos de Brutalismo, en Madrid, entre otros, en Nuevos Ministerios, la torre del Complejo de Cuzco, en la Castellana. en Barcelona, la Torre Colón, en Avenida de Drassanes, Dentro de Andalucía, Sevilla y Huelva tienen buenos ejemplos, en ésta ultima, llama la atención de dos poderosas torres de pisos, al final de la Gran Vía.

Interior del Cristo, San Fernando.
 En Cádiz, hay buenos ejemplos también de arquitectura brutalista, algunas de tamaño destacable, como es el caso de las modernas bodegas de William & Humbert, así como las de González Byass, ambas en Jerez. En Cádiz capital, existe uno de los pocos casos de Brutalismo aplicado en viviendas en nuestra zona, en un bloque de la Avenida, la fábrica de Ibérica Aga de la Zona Franca, o los edificios de oficinas existentes entre San José y el colegio de María Auxiliadora, entre otros ejemplos. En nuestra ciudad,  San Fernando, en concreto hay un ejemplo muy claro de lo que es el brutalismo, como es la Parroquia del Santo Cristo, templo donde se pueden ver el hormigón desnudo (en el interior, el exterior lo han pintado), así como la presencia grandes vigas y cristaleras. No es el único de nuestra ciudad, donde el estilo tiene buena acogida, gracias a la presencia militar, y que requiere entre los años 70 y 80 del siglo pasado de una arquitectura uniformada. Hay ejemplos de viviendas, edificios dentro de los cuarteles, e incluso algunos colegios, como es el caso del Quintanilla. Fue la explosión de la arquitectura económica y social del siglo XX, los injustamente llamados edificios feos, hoy reclaman su espacio dentro de los bienes a proteger, y algunos como el edificio de Aga, ya lo han logrado por mérito propio. Pues hoy se consideran edificios plenamente integrados en el urbanismo de las distintas ciudades, a pesar del contraste que en un principio se dio, recuerdos y testigos de una época en el que el mundo se dividió en dos, y sobre todo, un estilo de gran generosidad con las distintas clases sociales, un estilo del pueblo, para el pueblo. Un saludo desde el sur. 


Rascacielos en la Castellana, Madrid.
Ibérica AGA, Cádiz.


Bloques de pisos, Huelva.


No hay comentarios:

Publicar un comentario